Artículos

  • El mundo Multigeneracional.

    Por: Raciel Sosa

     

    ¿No te entiendes con tus hijos?, ¿hablas y no te escuchan?,

    ¿la comunicación entre ustedes es pobre?

     

    Numerosos estudios demuestran que hoy, más que nunca, nuestros hijos no se sienten entendidos, escuchados y no logran comunicarse con sus padres. Este fenómeno ha ocurrido desde tiempo atrás pero nunca había sido tan pronunciado ni tan riesgoso como lo es actualmente.

    En este sentido, cabe destacar que los padres de ahora pertenecen a la generación “X” y a la generación “Y”, mientras que nuestros hijos forman parte de la generación “Z” y “Screeners”, lo cual está provocando que los viejos paradigmas y los comportamientos actuales no se conecten. Si a esto le sumamos la información que actualmente obtiene un adolescente a través de un dispositivo móvil, lo cierto es que es mucho más de la que disponía la gente de la NASA en los años 70´S pero sin la madurez que tenían los científicos de la NASA en su tiempo.

     

    Si no puedes comunicarte con tu hijo y viceversa de forma auténtica, sincera y cercana, tus posibilidades de formarlo, protegerlo y orientarlo son mínimas. Para lograrlo, es necesario incrementar de forma significativa el nivel de diálogo entre padres e hijos; es indispensable que ambos conozcan y practiquen los principios de comunicación fundamentales para que, mutuamente, puedan crecer y enriquecerse de lo que cada generación ofrece y, en consecuencia, de lo que cada quien puede aportar a la relación.

     

    Lamentablemente, la educación que hoy en día reciben nuestros hijos en la escuela no propone alternativas ni herramientas para lograr un mayor entendimiento entre unos y otros, formación que resulta crucial y puede obtenerse a través de distintos medios.

     

    En la relación entre padres e hijos, la clave está en el diálogo. Hablar de un problema es tenerlo ya medio solucionado; se trata del primer paso que hay que dar. Asimismo, pretender educar sin propiciar el diálogo es como intentar construir una casa sin una segura cimentación. No obstante, muchas veces no resulta fácil hablar con nuestros hijos, pero es algo que debemos intentar. Quizá se podría empezar teniendo en cuenta que el diálogo con adolescentes requiere de estrategias claves de comunicación efectiva.

     

    Te recomiendo leer el Bestseller de Conversaciones Cruciales que te permitirá conocer los axiomas básicos del diálogo interpersonal y recuerda asistir a nuestro próximo curso “Diálogos de Corazón, un propósito en Común, Conversaciones Cruciales para la Familia”.

     

    Para mayor información sobre el Libro o el curso puedes dar CLICK AQUÍ.

     

  • Retroalimentación, la base una comunicación con resultados.

    Escrito por Elizabeth Meza el 20 Jun 2017.

     

    Un estudio realizado por la firma de auditora Deloitte, señala que 80% de los colaboradores en una organización no saben cuál es el objetivo general de una empresa ni conoce la estrategia básica.

     

    “La comunicación es una herramienta fundamental para que la organización funcione, si no es adecuada afecta los resultados inmediatos del negocio, clima profesional y cultura; sin embargo, una comunicación depurada facilita el logro de resultados y minimiza los problemas de relación interpersonal o cultural”, menciona en entrevista Raciel Sosa, especialista en desarrollo de liderazgo y director general de Leadex Solutions.

    Para que la comunicación sea adecuada, la organización requiere definir sus objetivos y tener claro qué quiere comunicar, después establecer cómo lograrlo y trasmitirlo a los colaboradores.

     

    El primer paso para modificar una conducta está en el proceso de establecer con claridad qué quiero lograr, de tal forma que la tarea diaria de los empleados esté incorporada a los valores de la organización.

     

    Cómo transmitir la comunicación

     

    La comunicación tiene que ocurrir de boca a boca, menciona Raciel Sosa, pero también es importante visualizar campañas tradicionales de comunicación, como pancartas, carteles, panfletos, correo electrónico, entre otros.

     

    “Es importante utilizar una comunicación con base al tipo de organización, no es lo mismo tener una empresa de millennials, en la cual los colaboradores están familiarizados y manejan redes sociales, que una donde los trabajadores rebasen los 40 años”, detalla el especialista.

     

    Una comunicación vital se fomenta con retroalimentación y con un buen proceso de comunicación que dé continuidad al mensaje original.

     

    Raciel Sosa dice que para que esto ocurra debe existir retroalimentación apreciativa, es decir que cuando alguien esté haciendo bien las cosas, el otro reconozca su trabajo. “Ello impulsa y estimula a repetir un comportamiento deseable”.

     

    Pero también existe la retroalimentación constructiva, que se da cuando una persona se aleja de los objetivos, el jefe lo orienta para continuar por el mejor camino.

     

    Comunicaciones empleados-líderes

     

    Para muchas organizaciones fomentar una comunicación de empleados a líderes es un gran desafío.

     

    “Los mexicanos como cultura hemos interpretados que la voz del jefe es inamovible, donde lo que él dice es lo que se hace, independientemente de que sea correcto o no. El primer paso es cambiar este panorama. La organización busca mejores resultados y la verdad no depende de quién la dice”.

     

    Se requiere de un cambio mental, donde ante un problema el jefe no plantee una solución absoluta, más bien una pregunta que provoque que el empleado tome una decisión, y que esta cuente con la mentoría del líder.

     

    CRÉDITO: Elizabeth Meza Rodríguez

    El Empresario

    Para ver el artículo original puede dar

    CLICK AQUÍ

  • ¿Qué te falta para dar lo mejor de ti mismo?

    Escrito por Raciel Sosa el 28 Jul 2017

     

    El liderazgo personal no consiste en una sola experiencia. No empieza y termina con la redacción de un enunciado de la misión personal. Se trata más bien, de un proceso que consiste en mantener tu mente, visión, misión y valores en la vida, y así como organizar tu vida para que sea congruente con las cosas que más te importan.

     

    Bien sea en el terreno personal o profesional; si la única visión que tienes de ti mismo proviene del espejo social (del actual paradigma social y de las opiniones, percepciones y paradigmas de las personas que te rodean), la concepción que tengas de ti será como la imagen reflejada en los espejos deformantes de los parques de atracciones.

     

    Nuestra naturaleza básica consiste en actuar, no en que se actúe sobre nosotros, lo que permite elegir tus respuestas frente a circunstancias particulares, y, además, da poder para crear contextos que te favorezcan.

     

    Nadie puede crecer y saber por ti; la existencia no admite representantes ¡Toma la iniciativa!, esto no significa ser insistente, molesto o agresivo, sino reconocer la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan. Eres tú mismo quien tiene la responsabilidad de actuar.

     

    La diferencia entre las personas que toman la iniciativa y las que no, equivale, literalmente, a la diferencia entre el día y la noche. No estoy hablando de un 25 o 50% de veracidad y efectividad; hablo de un 5,000% de diferencia.

     

    En particular, si demuestras ser una persona inteligente, sensible ante las necesidades de los demás y estás siempre alerta, tomarás la iniciativa, haciéndote responsable de tu actuar.

     

    Todos los seres humanos tenemos más potencial del que mostramos y ejecutamos diariamente. En este sentido, cada momento es una oportunidad para identificar, liberar, expandir el talento, ser más autónomo, productivo y feliz.

     

    3 premisas para realizarse y liberar el potencial

     

    Algo que hacer: identifica qué es lo que mejor haces; la proactividad se basa en el privilegio humano de la autoconciencia. Los dos privilegios humanos adicionales que nos permiten ampliar nuestra proactividad y ejercer el liderazgo personal en nuestras vidas son la imaginación y la conciencia moral.

     

    Por medio de la imaginación podemos visualizar los mundos potenciales que hay en nuestro interior y a través de la conciencia moral entramos en contacto con leyes o principios universales, con nuestros talentos y formas de contribución particulares, y con las directrices personales con los cuales podremos desarrollarnos de manera más efectiva. Junto con la autoconciencia, estas dos características humanas te permitirán escribir tu propio guion.

     

    Asimismo, hagas lo que hagas, hazlo con disciplina; tanto para realizar actividades que no te gustan como las que sí te agradan y disfrutarlo plenamente, para poder dedicar tu vida a aquellas grandes cosas que son importantes para ti. Aunque pueda sonar contradictorio, la disciplina genera libertad; pon tu mejor esfuerzo y las oportunidades comenzarán a llegar.

     

    Algo que soñar: tus sueños liberan tu potencial; cuando te comprometes con ellos, todo lo que te rodea conspira para que se hagan realidad, lo cual provocará que logres los resultados que quieres, ya que tus emociones determinan tu conducta y ésta finalmente, determinará tus resultados.

     

    Algo que amar: por último, diviértete, trabaja en equipo y elige tu actitud. Ama siempre lo que haces para que un día hagas lo que amas.

     

    El Empresario

    Para ver el artículo original puede dar CLICK AQUÍ

  • ¿Por qué siempre culpas a alguien más? - Toma las riendas de tu vida

    ¿Crees que tienes más potencial del que demuestras cotidianamente? Deja atrás los pretextos y la frustración y atiende las causas que ayudarán a liberar tu verdadero esfuerzo. Te decimos cómo hacerlo.

     

    Me gustaría iniciar con hacerte algunas preguntas: ¿Crees que tienes más potencial del que demuestras cotidianamente? ¿No te pasa que siendo un estudiante no estás teniendo las calificaciones que tú sabes que podrías obtener?, ¿No te ha pasado, si eres trabajador, un profesional que colabora en una empresa, que sientes que tu desempeño no es lo suficientemente bueno como para que te consideren en un ascenso? O, como padre de familia, ¿no te ha pasado que sientes que podrías ser un mejor papá o una mejor mamá con tus hijos? … ¿Te identificas con alguna de ellas?

     

    Lo que sucede es que muchas veces cuando las cosas no salen bien y cuando no estamos logrando los resultados que deberíamos de lograr nos llenamos de frustración, tendemos normalmente a culpar al entorno o a culpar a nuestro jefe, culpar al maestro; inclusive, podemos llegar a culpar a nuestros hijos de que no estemos dando un buen resultado.

     

    Déjame decirte que desde hace muchos años hay investigaciones muy serias, investigaciones de carácter científico que, básicamente, han tratado de encontrar por qué algunas personas sí logran grandes resultados mientras que otras van avanzando muy lentamente, inclusive algunas se quedan estancadas en su propio desarrollo personal.

     

    A continuación, te voy a compartir el método que te va a dar elementos básicos que te van a ayudar a “liberar tu potencial”.

     

    El primer paso se llama EJECUCIÓN, lo primero que hace la diferencia entre una persona que da buenos resultados Vs una persona que no da resultados, es su nivel y calidad de ejecución.

     

    Imagina que llegas a una nueva empresa y que todavía no estás familiarizado con todos sus procesos, no conoces bien a tus compañeros de trabajo, no te han establecido todavía bien tus objetivos de desempeño y tampoco sabes qué le gusta y qué no le gusta a tu nuevo jefe, y mucho menos sabes cuál es su estilo de liderazgo; obviamente estás muy lejos de entender lo que tus clientes internos y externos necesitan.

     

    Fíjate cómo vas a tener compañeros que cuando llegan a este entorno nuevo están ahí sentaditos esperando a que alguien llegue a darles instrucciones, con la bandera de “yo estoy aquí para obedecer”; dime qué es lo que tengo que hacer y yo haré lo que tú me indiques. Estas personas son incapaces de tomar la iniciativa.

     

    También vas a notar que hay algunos compañeros que aunque saben muy poco, con lo poco que saben, con lo poco que intuyen, hasta con lo poco que “olfatean”, empiezan a hacer cosas, en palabras más concretas, son el tipo de personas que hacen que las cosas sucedan, ya que tienen muy bien desarrollado su nivel de liderazgo personal.

     

    Nuestra naturaleza básica consiste en actuar, no en que se actúe sobre nosotros, lo que te permite elegir tus respuestas frente a circunstancias particulares, y, además, te da poder para crear contextos que te favorezcan.

     

    Y el segundo paso a seguir para liberar tu potencial es tener bien definida tu VISIÓN. Todas las investigaciones demuestran que un elemento fundamental para tener toda la carga emocional, toda la energía, y todo el ímpetu que se necesita para liberar nuestro potencial, está directamente vinculado con la visión que tenemos y con aquello que queremos lograr.

     

    Piensa en la gente que admiras, en el plano artístico, en el plano deportivo, en el plano ejecutivo, o la gente que ha hechos grandes cambios en la humanidad, como Martin Luther King o como Gandhi, el común denominador de esas personas es que tenían una visión totalmente clara y determinada, de qué querían lograr y por qué lo querían lograr; se trata de dos preguntas fundamentales que tenemos que completar cuando estamos definiendo una visión.

     

    El otro elemento interesante de las visiones es que no son un proceso de inspiración, más bien son una consecuencia de haber trabajado continuamente en algo y así empezar a construir una visión … ¿Qué esperas?

     

    Raciel Sosa

    Si quieres ver el artículo original da click aqui.

  • Se tu propio líder para lograr tus objetivos

    Escrito por Raciel Sosa el 28 Ago 2017

     

    El liderazgo personal no se trata de lo que comúnmente conocemos como “echarnos porras” … más bien tiene que ver con saber identificar nuestras emociones, ser líderes con nosotros mismos y saber hacia dónde vamos y dónde queremos llegar.

     

    Cabe recordar que liderazgo es la capacidad que tenemos los seres humanos de influir en el comportamiento de una persona para dar un resultado; y la primera persona a influir es uno mismo. La persona que no ha logrado una conquista básica de él mismo ni siquiera se levanta en la mañana; hablo por ejemplo, de una persona que sabe que tiene que despertarse y levantarse en la mañana pero no logra influir en él para hacerlo.

     

    No obstante, cuando hablamos de liderazgo frecuentemente se piensa que es algo con lo que se nace, que siempre hay alguien más que ejerce ese papel y que es a quien hay que seguir. En este sentido diría que si bien es cierto que la gente nace con ciertas características de liderazgo (por ejemplo, cuando uno ve a niños, desde chiquitos, que, frente a otros, son los que toman la batuta, definen, organizan, y muestran habilidades naturales de liderazgo), también es cierto que el liderazgo es algo que se puede construir con el tiempo.

     

    Sin embargo, cuando hablamos de Liderazgo Personal, hablamos de autogobernabilidad, es decir, que yo sea autogobernable, que yo pueda decidir sobre mi vida y tener una clara visión de hacia dónde quiero ir, dónde quiero llegar y, en consecuencia, trabajar en ello.

     

    Motivarse a uno mismo

     

    El primer paso es tener un conocimiento claro de nuestra parte emocional. Como sabemos, la motivación es la combinación de varias emociones; de hecho, hay estudios que aseguran que la mayor parte de los seres humanos somos “analfabetos emocionales”.

     

    Yo soy baby boomer (nacidos entre 1956 y 1964) y en la escuela, por ejemplo, a mí nunca me enseñaron a manejar mis emociones; de hecho, si le preguntas a la gente sobre las cinco emociones básicas (enfado, miedo, felicidad, amor, tristeza), la gente ni siquiera las conoce. De ahí que el primer paso para motivarme, teniendo en cuenta que la motivación es un estado emocional, tiene que ver con el conocimiento de las emociones y cómo las manejo y las administro apropiadamente para lograr los resultados que estoy buscando.

     

    Muchas veces, ante la frustración de estar en un trabajo donde uno no ve futuro, al estar desempleado … sabemos qué es lo que tenemos que hacer y, sin embargo, no actuamos. Para ello, primero debemos detectar y reconocer el estado emocional que nos está impactando, ya que, es muy común cuando alguien se enoja y le dicen ¿por qué estás enojado? Que éste le responda “¿Yo? No estoy enojado …” y el único que no sabe que está enojado es él …Nuestro rostro nos delata. Si no nos damos cuenta de nuestro estado emocional y no la aceptamos, no sabemos cómo lidiar con esa emoción, por lo que para manejar tus emociones primero debes aceptar que estás bajo un estado emocional alterado y hacer cosas para cambiarlo.

     

    ¿Buscar inspiración para después actuar?

     

    No, justamente es al revés. Es decir, levántate sin ganas, vete a hacer ejercicio sin ganas, busca un empleo sin ganas, sin inspiración … No hacemos las cosas cuando estamos inspirados; cuando estamos ejecutando las cosas, es cuando nos llega la inspiración, no es al revés. Entonces, el hecho de que la gente no conozca cómo se dan estos factores hace que tengan un pobre liderazgo personal y que los aleje de los resultados que pretenden lograr. Todos los profesionistas medianamente exitosos han ido a trabajar más de una vez sin ganas, pero ahí están, dando la batalla.

     

    Propósito personal

     

    Los propósitos de vida no se construyen, se descubren. Yo siempre les digo a mis hijos … Hay dos momentos fundamentales en la vida de un ser humano: el día que naces y el día que descubres para qué naces. El propósito de vida es algo que se va descubriendo en el camino, por lo que lo que uno tiene que desarrollar es esa visión personal para empezar a descubrir dónde están sus fortalezas, sus cualidades y cómo las puede utilizar en beneficio propio y de sus entorno, para empezar a descubrir cuál es su propósito de vida, y pueda contestar con total claridad para qué está en este mundo. Asimismo, la felicidad juega un papel muy importante. Hoy todas las investigaciones de desarrollo organizacional toman la felicidad como un factor fundamental, lo cual representa un cambio paradigmático muy importante porque toda la vida se pensó que el trabajo era algo que nos tenía que “doler”, y los investigadores se dan cuenta actualmente que la felicidad es un factor clave para ser exitoso. Si analizamos a toda la gente a la cual admiramos, nos damos cuenta de que hay un común denominador: son felices haciendo lo que hacen.

     

    La felicidad es el camino más corto para lograr el éxito … ¡aunque a veces no tengas ganas!

     

    CRÉDITO: Raciel Sosa

    El Empresario

    Para ver el artículo original puede dar CLICK AQUÍ

  • Capacitación, el gran reto de las compañías

    Escrito por Raciel Sosa el 21 Sep 2017

     

    Cuando escucho decir a algunos directivos de empresas que la capacitación es cara, siempre les reto a que prueben la no capacitación, eso sí le sale muy caro a una compañía.

     

    Invertir en capacitación aplica para empresas u organizaciones de cualquier giro o tamaño y más aún, cuanto más pequeña sea la empresa o si es de reciente creación, con mayor razón necesita que sus empleados estén adecuadamente capacitados, ya que la compañía requiere de desarrollo de talento precisamente para sacar adelante la empresa. Además, el hecho es que en las escuelas y universidades recibimos una formación basada en conocimientos, pero cuando brincamos al terreno laboral ya como profesionistas, las empresas requieren de personal con una gran capacidad orientada a las competencias que son la suma de conocimientos, habilidades, y aptitudes en el puesto de trabajo. El modelo académico actual, en buena medida, no nos forma en términos de competencias, por lo que la capacitación resulta una herramienta indispensable para el desarrollo y éxito de una empresa, con un claro impacto en sus resultados de negocio.

     

    Asimismo, a quien opina que no todas las empresas tienen la capacidad de invertir en esta herramienta (quienes lo hacen, invierten entre un 5% y un 10% de sus ingresos aproximadamente en esta materia), le diría que hay muchas formas de capacitar a los equipos de trabajo; actualmente, y gracias a herramientas como el internet, por ejemplo, podemos acceder a muchos programas de capacitación de buen nivel que son gratuitas para las empresas. Considero que hoy en día todas las empresas deben pensar en la capacitación como uno de los bastiones que les van a permitir estar a la vanguardia.

     

    El proceso de la capacitación

     

    La capacitación como cualquier solución que se implementa en una empresa, requiere primero de un buen diagnóstico, ya que eso permite ser quirúrgico a la hora de cubrir las necesidades pero existen diferentes etapas. Por ejemplo, cuando una persona se está incorporando a una empresa, la capacitación tiene que ver con habilidades técnicas para que pueda desempeñar adecuadamente su trabajo, de ahí que la primera capacitación es decirle al empleado qué tiene que hacer y cómo lo tiene que hacer en el aquí y el ahora. Pero no acaba ahí. Si el empleado no trabaja en sus habilidades profesionales está limitado porque lo que le va a hacer crecer en el mundo organizacional no son, precisamente, las habilidades técnicas.

     

    En este sentido, yo diría que, independientemente del giro de la empresa, convendría abordar las siguientes materias en el marco de una adecuada capacitación de los equipos de trabajo:

     

    Nivel 1: Materias vinculadas a las habilidades interpersonales. La falta de comunicación, por ejemplo, es un síndrome común en muchas empresas donde los empleados no cuentan con habilidades en este tema. Asimismo, es de vital importancia el fortalecer entre los empleados las habilidades de trabajo en equipo, de manejo de conflicto, asertividad y de manejo de clientes, entre otros, para que las relaciones interpersonales funcionen.

     

    Nivel 2: Materias que tienen que ver con habilidades de liderazgo, negociación y de influencia dentro de la organización; es decir, con cómo establecer planes y objetivos, planes de desarrollo, procesos de retroalimentación, que son ya niveles de capacitación más dirigidos a la gerencia media en las empresas, ya que son habilidades que todos los líderes deben de saber ejecutar para poder dirigir de manera adecuada a sus equipos de trabajo.

     

    Nivel 3: Materias que requieren de actualización continua y dirigidas a los directores de empresas, que están relacionadas con habilidades organizacionales como planeación estratégica, change management o administración del cambio, entre otros. Son, en definitiva, habilidades que permitirán a la alta dirección de las compañías llevar a su empresa al siguiente nivel.

     

    Asimismo, lo cierto es que la capacitación es, hoy en día, algo que los empleados de las compañías valoran cada vez más, ya que los motiva y está ligado a su desarrollo profesional.

     

    ¿Qué se gana con la capacitación?

     

    Para empezar, un equipo de trabajo capacitado genera un entorno laboral donde los integrantes del equipo liberan todo su potencial y dan lo mejor de sí mismos, pero para lograrlo, hay que estimularlos.

     

    Asimismo, al estar capacitados, están listos para generar de forma rápida (o más rápida) buenos resultados de negocio. Todos los gastos de merma, de desperdicio que precisamente, están relacionados con la incompetencia, disminuyen; y, por otro lado, se obtienen mejores resultados en el corto plazo con los clientes. Pero también cabe mencionar que se fortalece algo que es fundamental que es la cadena de valor; es decir, los equipos de trabajo con una adecuada capacitación son más eficientes, aportan el primer ingrediente que se necesita para fortalecer la cadena de valor interna de la empresa, lo cual tiene un impacto directo con el cliente externo. Se crean relaciones de sinergia, ya que, justamente, uno de los elementos que la capacitación logra es mejorar de forma notable los vínculos entre el equipo de trabajo, mediante el apoyo mutuo, confianza dentro de la organización … lo que nos lleva a descubrir que 2+2 pueden ser 5 o 6 o 10 …

     

    Beneficios a corto, mediano y largo plazo

     

    A corto plazo: Mejores resultados del equipo de trabajo a nivel interno

    A mediano plazo: Impacto de esos resultados a nivel externo con sus clientes

    A largo plazo: Cultura organizacional

     

    Finalmente, siempre es importante poder evaluar las capacitaciones que se imparten a los empleados para lo cual existen técnicas y niveles de medición; primeramente conviene realizar una evaluación de impacto para medir las percepciones en cuanto a motivación, interés en la materia, su utilidad en el puesto de trabajo, etc.

     

    La segunda evaluación está relacionada con la medición que la empresa debe realizar en cuanto al uso de esos conocimientos en la práctica laboral por parte de las personas capacitadas. Y el tercero, el de mayor importancia para una empresa, consiste en evaluar cómo la aplicación de los conocimientos adquiridos ha impactado en los resultados de negocio de la compañía.

     

    En este sentido, considero que lo que hace que una empresa se posicione a nivel internacional está directamente ligado con la creación de una cultura organizacional que sea transportable, independientemente de la geografía y eso te lo da, en buena medida, la capacitación; se trata de dar este primer paso.

     

    CRÉDITO: Raciel Sosa

    El Empresario

    Para ver el artículo original puede dar

    CLICK AQUÍ

  • La importancia de la confianza en los equipos

    Para que un equipo de trabajo sea exitoso debe haber un objetivo en común, donde los integrantes tengan una misma visión respecto a lo que tienen que lograr y que los roles estén perfectamente definidos. Para lograr las metas existen diferentes procesos y herramientas.

     

    Bajo una misma visión de ganar ganar, los miembros de un equipo de trabajo consiguen cohesionarse obteniendo un beneficio mutuo y una relación a largo plazo. Y en ese contexto la confianza juega un papel relevante, ya que la confianza es precisamente el elemento que une una persona con otra. Es decir, si no existe la confianza mutua no hay posibilidad de hacer un vínculo sano y real, la confianza es fundamental para lograr la cohesión, sin ella no hay cohesión y sin cohesión no hay equipo.

     

    El “papá” de la confianza es la confiabilidad, por lo que a nivel interno si me asignan un rol, lo voy a desempeñar con esa confianza de crear el fenómeno de la confiabilidad entre mis compañeros de trabajo, y a nivel externo, genera lealtad por parte del cliente, es decir, si el cliente percibe que el producto o servicio está basado en la confianza, se vuelve leal a la marca. Todos desarrollamos en algún momento ese tipo de lealtades.

     

    Para generar un ambiente de confianza entre los colaboradores de un equipo de trabajo

     

    1.- Intención. Debe existir una intención positiva de todos los miembros de un equipo; la intención es el primer aliciente para construir confianza.

     

    Si tú sientes que alguien tiene una mala intención sobre ti, lo primero que haces es, precisamente, retirarle tu confianza y cerrar todos tus canales de comunicación para protegerte, por lo que la intención es el primer elemento a tener en cuenta para el crear confianza.

     

    2.- Respeto muto. Hay que crear un entorno de respeto mutuo. Si haces un orificio al entorno del respeto, intoxicas toda la relación. Todos los estudios demuestran que el respeto es como el aire, nadie lo percibe pero cuando falta es lo único que percibes; y la falta de respeto daña directamente la confianza de un equipo de trabajo.

     

    3.- Propósito mutuo. Clarificar y enunciar un propósito en común que se da cuando tenemos claro que todos queremos lograr el mismo objetivo, y que conocemos los parámetros de medición, en términos de calidad, cantidad, tiempo y costo.

     

    Para generar confianza y trabajo en equipo tenemos que establecer valores comunes como la honestidad, aprender a manejar el conflictos, fomentar el diálogo (el silencio es un cáncer en las organizaciones). Si no sacamos lo que nos duele, no estamos trabajando en equipo.

     

    El silencio es a veces una tolerancia mal entendida y es, finalmente, una olla a presión. Se trata de crear un ambiente de confianza que es lo que realmente vincula el trabajo en equipo.

     

    Ahora bien, la confianza no es algo que se establezca por decreto; es un proceso humano que requiere de un proceso de procuración de confianza, además de cuidarla y alimentarla, para que se vaya consolidando en el tiempo y se genere ese vínculo. Tiene que haber una preocupación y una ocupación entre los miembros del equipo por ir construyendo y consolidando la confianza a lo largo del tiempo.

     

    Asimismo, la confianza no es algo que una vez que se logra se mantiene por sí sola, tiene el mismo comportamiento que un fluido; hay que contenerlos y si tienen orificios se van desgastando.

     

    Hay que tener en cuenta que el solo hecho de coexistir con un ser humano genera desgaste en la confianza, el que sean diferentes y generen expectativas individuales va desgastando de manera gradual la confianza. De ahí la importancia de realizar actividades cotidianamente para seguirla alimentando.

     

    Es lo que algunos autores llaman “depósito de la confianza”, que son acciones que nutren la relación con el otro; para mantener un buen nivel de confianza hay que estar haciendo habitualmente depósitos de confianza; cumpliendo tu palabra, manteniendo un entorno de respeto mutuo (con tus compañeros de trabajo), crear un entorno de conocimiento que, finalmente, se traducen en conductas que mantienen a lo largo del tiempo un alto nivel de confianza; se trata de un proceso continuo.

     

    Para que la empresa sea exitosa, hagamos consciente la importancia de la confianza, cómo sembrarla, cómo construirla y cómo mantenerla sobre todo en un entorno multigeneracional como en el que actualmente vivimos.

     

    Antes el control era suficiente para mantener a un equipo cohesionado pero hoy las nuevas generaciones están buscando nuevos elementos para mantenerse en un entorno de cohesión y la confianza, elementos que facilitan la resolución de conflictos en la empresa, debido a que se trabaja en un contexto de diálogo y de solución a los posibles problemas.

     

    Cuando se trabaja en un entorno de confianza se fortalece la sinergia y el trabajo en equipo y los beneficios son mayores para todos. No hay una relación de trabajo sana si no hay un beneficio mutuo de por medio.

     

    CRÉDITO: Raciel Sosa

    El Empresario

    Para ver el artículo original puede dar

    CLICK AQUÍ

  • Cómo lograr el trabajo que deseas

     La frase “la mayoría de la gente trabaja en algo que no le gusta” que escuchamos muchas veces obedece a la famosa Pirámide de Maslow que se enlista las necesidades humanas.

     

    Queremos que el trabajo cubra nuestras necesidades fisiológicas, de seguridad, sociales y de reconocimiento y autorrealización (en ese orden).  Pero, justamente, dedicarte a lo que a ti te gusta está relacionado con los dos últimos niveles: el reconocimiento y la autorrealización.

     

    Si pensamos en la pirámide poblacional de cualquier país y particularmente la de México, nos damos cuenta de que la mayor parte de la gente trabaja para satisfacer las dos primeras necesidades; de ahí que elijan un trabajo para tener un ingreso y no en aras de obtener una realización personal.

     

    No obstante, considero que en los últimos años esto ha cambiado, ya que las nuevas generaciones poseen nueva información y, poco a poco las personas, independientemente de su nivel económico, empiezan a sentir que merecen un trabajo que además de alimentarlos, sea un espacio que no los haga sentir incómodos.

     

    "Quiero un trabajo donde no me maltraten, donde no me griten”, aseguran algunos.

     

    Además la generación millennial, por ejemplo, ya no sólo piensa en un trabajo donde no los traten mal, sino que los traten bien, los reconozcan y que sea un lugar donde puedan autorrealizarse (que se relaciona con conceptos de hoy como Great Place to work). Las nuevas generaciones han dado un brinco en este sentido, el paradigma con el cual se buscaba un trabajo anteriormente contra hoy en día ha cambiado de forma significativa.

     

    Considero que la elección laboral es mutua. Antes las empresas elegían a los colaboradores pero hoy en día parece que se eligen mutuamente.

     

    Ahora bien, ¿de qué depende obtener el trabajo que deseas?

     

    El primer paso es el autorreflexión, ya que muchas veces no sabemos lo que queremos. Lo vocacional (yo quiero hacer esto porque nací para esto) es un tema que engloba todo un proceso; es decir, la mayor parte de los seres humanos no sabemos para qué nacimos, y saber para qué naciste puede llegar incluso 15 o 20 años después de que terminaste la carrera.

     

    Así, para encontrar el trabajo de tus sueños, tienes que identificar primero cuál es tu sueño; de ahí que el primer paso no está ligado con algo externo, sino a lo interno.

     

    Ten en cuenta también que el trabajo que deseas no siempre está relacionado con el trabajo para el cual eres bueno. La vocación incluye ambas cosas: tanto que sea un trabajo que te guste como que sea un trabajo en el cual tú tienes algo que aportar. Es decir, yo puedo querer ser futbolista, pero resulta que no tengo ni las habilidades ni las fortalezas ni el talento para serlo. La vocación habla de esa voz interna que te dice … ¿Te gusta esto? Pero que, al mismo tiempo, identificas que esas son tus principales fortalezas y puedes cobrar por eso.

     

    Cómo conseguir el trabajo que deseas

    Analiza tu vocación

     

    Este primer paso es totalmente interno, voltea a verte a ti mismo, antes de estar viendo qué está pasando a tu alrededor y descubre para qué viniste al mundo. Detecta los trabajos que te gustan y en los cuales tendrías algo que aportar.

     

    Acercarte

     

    El siguiente paso está afuera, es decir tienes que acercarte a organizaciones o empresas que tengan ese tipo de posiciones o desarrollos profesionales, que a eso se dediquen.

     

    Haz un puente

     

    Por ejemplo, si eres contable y no te gusta lo que haces, y descubres que tu verdadera vocación es el marketing, te preparas y haces una especialidad que tenga que ver con eso.

     

    Después, es importante hacer un puente, pero, ¿esto qué significa? No puedes dejar un trabajo de un día para otro para dedicarte a perseguir un sueño. Hacer un puente es buscar espacios para dedicarte a tu vocación, incluso, hacerlas probono; es decir, yo sigo trabajando como contador pero me acerco a una agencia de marketing y les ofrezco mi trabajo (tal vez en un inicio ayudándolos con la talacha, con lo que nadie quiere hacer).

     

    Tal vez no te van a pagar nada, pero te estás acercando a ese mundo donde, eventualmente, cuando haya una vacante, voltearán a verte.

     

    Hay que sembrar, aunque a veces no recibas dinero a cambio. Si te ofrecen un trabajo en lo que te gusta y te lo pagan está perfecto, pero, en general, subrayo la importancia de hacer puentes porque el poder pasar del estado A al estado B, implica construir una red que te lleve de un punto a otro.

     

    Una vez que estamos en el trabajo que deseamos, ¿qué hacer para mantenerlo?

     

    Hay una cosa que se llama “la ley de la correspondencia” y, en resumen, significa lo siguiente: “da primero aquello que deseas”. Si tú quieres conservar un buen empleo, antes de pedir un ascenso o crecimiento dentro de la empresa, primero tienes que ofrecer aquello que esperas.

     

    ¿Quieres desarrollarte dentro de la empresa? Tú da primero desarrollo en tu empresa; es decir, tienes que estar dispuesto a dar un “plus” en tus actividades.

     

    ¿Quieres más dinero? Asegúrate de que tu empresa haga más dinero.

     

    He visto en diversas organizaciones y empresas que hay empleados que demandan mucho, pero todavía no han ofrecido la mejor parte de ellos, por lo que para poder mantener un trabajo hay muchas variables, como estar dispuesto a dar, ofrecer, ya que eso hace que pases a ser indispensable.

     

    CRÉDITO: Raciel Sosa

    Dinero en Imagen

    Para ver el artículo original puede dar

    CLICK AQUÍ

  • Capacitación para hacer más competitivas a las Pymes

    Un equipo de trabajo capacitado genera un entorno laboral donde los integrantes del equipo liberan todo su potencial y dan lo mejor de sí mismos; No obstante, para poder lograrlo, hay que estimularlos.

     

    Para empezar, diría que invertir en capacitación de equipos de trabajo aplica para empresas de cualquier giro o tamaño; de hecho, cuanto más pequeña sea la empresa o si es de reciente creación, con mayor razón necesita que sus empleados estén adecuadamente capacitados, ya que la compañía requiere de desarrollo de talento para sacar adelante la empresa, hacerla crecer y estar a la vanguardia.

     

    En este sentido, cabe señalar que tanto en las escuelas como en las universidades recibimos una formación basada en conocimientos, pero ya como profesionistas en el terreno laboral, las empresas requieren de personal con una gran capacidad orientada a las competencias que son la suma de conocimientos, habilidades, y aptitudes en el puesto de trabajo; de ahí que la capacitación sea una herramienta indispensable para el desarrollo y éxito de una empresa, que impacta, además, en sus resultados de negocio.

     

    Aunque algunos directivos de empresas opinen que la capacitación es cara, lo cierto es que la no capacitación es lo que le sale caro a una compañía. Además, hoy en día existen muchas vías de capacitación a los equipos de trabajo. Gracias a herramientas como el internet, se puede acceder a muchos programas de capacitación de buen nivel que son gratuitas para las empresas.

     

    A pesar de que un empleado tenga conocimiento técnico de su puesto de trabajo, se verá limitado si no desarrolla adicionalmente sus habilidades profesionales, que son, finalmente, las que le van a hacer crecer en el mundo organizacional. La capacitación motiva a los equipos de trabajo de una empresa, pues está relacionado directamente con su desarrollo profesional.

     

    Cuando hablamos de un adecuado proceso de capacitación orientado al desarrollo de competencias, considero que el orden de las materias sería el siguiente:

     

    1) Habilidades Interpersonales. Fortalecer las habilidades de comunicación entre los empleados, de trabajo en equipo, de manejo de conflicto, asertividad y de manejo de clientes, entre otros, para que las relaciones interpersonales funcionen.

     

    2) Habilidades de Liderazgo, negociación y de influencia dentro de la organización. Es decir, marcar las pautas y desarrollar la metodología y habilidad de establecer planes y objetivos, planes de desarrollo, procesos de retroalimentación, que son niveles de capacitación más dirigidos a la gerencia media en las empresas; Son habilidades que todos los líderes deben de saber ejecutar para poder dirigir de manera óptima a sus equipos de trabajo.

     

    3) Habilidades Organizacionales. Dirigidas a los directores de empresas, en aras de guiarlos y potenciar la habilidad de realizar de manera adecuada actividades como una planeación estratégica, change management o administración del cambio, entre otros. Se trata de habilidades que permiten a la alta dirección de las compañías llevar a su empresa al siguiente nivel.

     

    Beneficios a corto, mediano y largo plazo

     

    – A corto plazo: Mejores resultados del equipo de trabajo a nivel interno

     

    – A mediano plazo: Impacto de esos resultados a nivel externo con sus clientes

     

    – A largo plazo: Cultura organizacional

     

    Cuando la empresa capacita a su equipo de trabajo, las personas están listas para generar de forma rápida (o más rápida) buenos resultados de negocio. En este sentido, los gastos de merma y de desperdicio en una compañía (ligados a la incompetencia) disminuyen; Los equipos de trabajo se vuelven más eficientes, aportan el primer ingrediente que se necesita para fortalecer la cadena de valor interna de la empresa, lo cual tiene un impacto directo con el cliente externo. Además, se crean relaciones de sinergia al lograr mejorar significativamente los vínculos entre el equipo de trabajo, mediante el apoyo mutuo y confianza dentro de la organización.

     

    Finalmente, lo que hace que una empresa crezca, se posicione a nivel nacional e, incluso, internacional, está directamente vinculado con la creación de una cultura organizacional que sea transportable, independientemente de la geografía y eso, en buena medida, lo provee la capacitación.

     

    CRÉDITO: Raciel Sosa

    PyMEmpresario

    Para ver el artículo original puede dar

    CLICK AQUÍ

  • Las claves para conseguir el trabajo soñado

    El trabajo soñado es aquel que no se siente obligación, sino que causa dicha, está bien remunerado y cada día motiva a levantarse porque la satisfacción que proporciona no se compara con otra cosa, pero ¿cómo se obtiene esta clase de empleo?

     

    Cada persona tiene su propia definición sobre el trabajo soñado, pero una de las principales características de éste, sin importar el área laboral, es que debe generar bienestar y cumplir con las expectativas esperadas, aunque hay que tomar en cuenta otros aspectos.

     

    En palabras de Raciel Sosa, especialista en desarrollo de liderazgo y director general de Leadex Solutions, hay cinco factores que el trabajo soñado debe cumplir, siendo la primera hacer algo que se disfrute y se tenga vocación para ello.

     

    El segundo aspecto tiene que ver con estar en el lugar correcto, que se sienta agradable y sin generar tensión.

     

    El tercero involucra la buena relación con el líder, ya que en la mayoría de los casos los empleados no terminan renunciando a la empresa, sino al jefe o un mal líder.

     

    Las condiciones del lugar de trabajo, herramientas, distancias y logística de proceso, interviene en el cuarto factor.

     

    Por último, la compensación económica es fundamental, aunque si no se cumplen los otros criterios, el empleado puede renunciar a pesar de recibir buen salario.

     

    “Tener el trabajo ideal da sentido a la vida, permite que las competencias que el trabajo demanda coincidan con las personales, por lo que se disfruta la actividad y lo más importante es que ofrece mayores posibilidades de ser exitoso”, detalla.

     

    Los pasos de la felicidad

     

    El especialista señala que para encontrar el trabajo tan anhelado y perfecto que todas las personas desean, sólo basta seguir tres pasos: identificar, investigar, construir.

     

    Al identificar, se debe hacer una reflexión interna donde se encuentren los aspectos que harían a un trabajo perfecto como las actividades que se quieren hacer, que no genera conflicto, cómo beneficia a la vida personal, etc.

     

    Una vez detectado esto, hay que investigar cuál es el trabajo que agrupa todas estas cualidades, que coincida con la personalidad, con las competencias individuales y los planes a futuro.

     

    Al final, lo que resta es construir el puente a la inserción laboral, es decir, hacer un plan de lo que se necesita para acercarse a empresas en las áreas de interés o colaborar aunque en un principio no se tenga paga por ello.

     

    “Hay que aplicar la ley de la cosecha, sembrar antes de cosechar. Antes de llegar a trabajo de tus sueños, tendrás que hacer cosas que no son lo que sueñas pero que son el precio a pagar para cumplir tu objetivo. No hay que temer por hacer cosas eventuales que desagradan”, precisa Sosa.

     

    Añade que otro aspecto a tomar en cuenta es la competencia, pues actualmente los candidatos cada vez están más preparados.

     

    Principales errores

     

    Sosa indica que la búsqueda del trabajo perfecto no se logra de la noche a la mañana, sino que toma tiempo, años en la mayoría de los casos, por lo que muchos cometen errores en el proceso.

     

    Uno de los mayores es desconocer las competencias personales. De igual manera, no notar las limitantes o autoengañarse con cualidades que no se tienen, impedirán tener el trabajo anhelado.

     

    “El trabajo ideal es la intersección entre lo que me gusta y lo que puedo hacer. Debes darte cuenta de tus limitaciones porque puede que algo te guste mucho, pero no tienes las capacidades para hacerlo. No te tienes que ilusionar”, enfatiza.

     

    Asimismo, no hay que conformarse con lo que la vida deparó, resignarse o mantenerse en la zona de confort por temor a perder algo que aunque no causa felicidad, sí garantiza seguridad

     

    “No hay que desesperar y tampoco, renunciar a tu sueño interno. Hay dos momentos vitales en la vida del ser humano: el día que naces y cuándo descubres para qué naciste”, concluye.

     

    CRÉDITO: Elizabeth López Argueta

    El Empresario

    Para ver el artículo original puede dar

    CLICK AQUÍ

  • Gestión de tiempo, la herramienta para hacernos más eficientes

    A pesar de que todas las actividades nos parezcan importantes, a la hora de gestionar nuestro tiempo, lo cierto es que unas son más importantes que otras.

     

    Clasificar algo como importante es una decisión personal que emana de adentro y urgencia es una presión que está en el entorno, que viene de fuera y que provoca que lleves a cabo una acción. Si, por ejemplo, contestas tus llamadas cada vez que suena tu teléfono, sin valorar si la persona que está llamando es clave en tu vida o en la tarea que estás realizando en ese momento, está claro que estás manejando el reloj y no tu brújula interna que es el que te define prioridades y hace que tomes la decisión de contestar o no.

     

    Si queremos gestionar de manera óptima nuestro tiempo no lo debemos de hacer basados en el reloj, ya que si lo hacemos, llenamos nuestra agenda de actividades bajo la premisa de “evitar perder el tiempo”, cuando lo que realmente debemos hacer es cambiar el reloj por una brújula; identificar qué es lo que queremos lograr y priorizar las actividades en base a ello.

     

    Todos tenemos 24 horas al día. El tiempo es lo más democrático que hay y no es algo que podamos comprar, por lo que el problema no está en la cantidad de tiempo que tenemos, sino en cómo lo administramos.

     

    El 80% de la habilidad de manejar adecuadamente el tiempo está directamente relacionado a una técnica, y, por ende, todos la podemos aprender.

     

    Para lograrlo:

     

    1. Prioridades. Define tus prioridades. Analiza y define cuáles son los roles importantes de tu vida en los que quieres destacar.

     

    2. Administración semanal. Administra tu tiempo semanalmente; Las prioridades se traducen en actividades a realizar que consideras importantes y, en ese sentido, algo que nos da flexibilidad a la hora de administrar nuestro tiempo es la semana. Si pones una actividad por día, te vas a dar cuenta de que muchas veces esa actividad no la has podido llevar a cabo porque surgió un imprevisto, porque hay situaciones que no dependen de ti pero cuando tú fijas una actividad semanal, si algo pasó un día en específico y no tuviste la oportunidad de llevarlo a cabo, tienes toda la semana para que eso que es importante para ti se realice.

     

    3. Decir “No”. Aprende a decir “no”; Los grandes administradores del tiempo señalan la importancia de poder decir proactivamente “no”, frente a diferentes distractores que se nos presentan en cada momento. “No voy a ir a tal lugar”, “no voy a hacer tal cosa”, en vez de hacerlo por el mero hecho de que el entorno te lo está demandando. En base a tu brújula interna, tú decides si vas o no a esa junta, o si realizas o no alguna actividad.

     

    En una cultura como la nuestra donde frecuentemente no se establecen prioridades, te convocan a una junta y por el mero hecho de que lo hacen sientes que tienes que ir, en vez de decir “a esa junta no voy a ir, porque no hay nada que pueda aportar y tampoco me aporta nada esa reunión” … o “porque me aporta más llevar a cabo esta otra actividad”; Tú decides establecer tus prioridades, teniendo la capacidad de rechazar peticiones que te vienen de afuera y que te alejan de ellas.

     

    Beneficios

     

    Productividad y eficiencia. Si aprendes a gestionar tu tiempo de manera eficiente vas a ser reconocido más que por reportar actividades, por reportar logros, es decir, no dirás “esto es lo que hice”, sino “esto es lo que logré”.

     

    Igualmente los directivos de las compañías siempre quieren asegurar que la gente que trabaja para ellos logra algo que es esencial para la organización: dar cada vez mejores resultados. La suma de gente más eficiente va generando una organización de alto desempeño, por lo que, claramente, se construye un entorno de Ganar Ganar. Además, todo ello favorece el clima organizacional de una empresa; no hay nada más tedioso y negativo para una empresa que hacer actividades redundantes, que no aportan, que la gente no disfruta, y tener lo peor de los dos mundos.

     

    Todos tenemos una noción del tiempo y todos estamos llamados a seguir mejorando de forma sustantiva el recurso más democrático que tenemos que es el tiempo.

     

    CRÉDITO: Raciel Sosa

    PyMEmpresario

    Para ver el artículo original puede dar

    CLICK AQUÍ

  • Capacitación para crear y fortalecer habilidades profesionales

    La capacitación es uno de los aspectos clave que permite a las empresas estar a la vanguardia. No obstante, la inversión en esta materia debe ir orientada a desarrollar y fortalecer las competencias de cada uno de los empleados, lo cual consiste en la suma de conocimientos, habilidades, y aptitudes en el puesto de trabajo. Hoy en día, el modelo académico no nos forma en términos de competencias, de ahí que la capacitación se convierta en una herramienta esencial para el desarrollo y éxito de una compañía, con un claro impacto en sus resultados de negocio. Un equipo de trabajo capacitado genera un entorno laboral donde los integrantes del equipo liberan todo su potencial y dan lo mejor de sí mismos, pero, para lograrlo, hay que orientarlos y estimularlos.

     

    Al estar capacitados, los integrantes de un equipo de trabajo están listos para generar de forma rápida (o más rápida) buenos resultados de negocio. Todos los gastos que provocan el desperdicio de tiempo y esfuerzo, que están relacionados con la incompetencia, disminuyen; además, se obtienen mejores resultados en el corto plazo con los clientes. Y, lo más importante, se fortalece algo que es esencial: la cadena de valor de una compañía, ya que los equipos son más eficientes, lo cual tiene un impacto directo con el cliente externo (en este sentido, considero que la "no capacitación" es lo que realmente sale caro a la empresa). Asimismo, se generan relaciones de sinergia entre el equipo, a través del apoyo mutuo y un ambiente de confianza dentro de la organización. Hoy en día la capacitación es algo que los empleados de las compañías valoran cada vez más, ya que los motiva y está ligado a su desarrollo profesional.

     

    La capacitación como herramienta supone una inversión para las empresas u organizaciones de cualquier giro o tamaño. De hecho, en el caso de los emprendedores, si la empresa es pequeña o de reciente creación, con mayor razón necesita que sus empleados estén adecuadamente capacitados, ya que se requiere de desarrollo de talento para sacar adelante la empresa. En este sentido, independientemente de las habilidades técnicas (qué y cómo hacer las tareas del día a día), el empleado debe trabajar en sus habilidades profesionales; si no, va a estar limitado porque lo que le va a hacer crecer en el mundo organizacional son, justamente, estas últimas habilidades que siempre irán vinculadas al desarrollo de competencias.

     

    Por otro lado, es importante mencionar que la capacitación como cualquier solución que se implementa en una empresa, requiere primero de un buen diagnostico, ya que eso permite ser quirúrgico a la hora de cubrir las necesidades. Sin embargo, existen diferentes niveles para un adecuado proceso de capacitación, que los clasificaría en este orden:

     

    Un primer nivel que se compone de materias vinculadas a las habilidades interpersonales. Fortalecer las estrategias y habilidades de comunicación de los miembros de un equipo de trabajo resulta vital, para impulsar, igualmente entre los empleados las habilidades de trabajo en equipo, de manejo de conflicto, asertividad y de manejo de clientes, por ejemplo, para que las relaciones interpersonales funcionen.

     

    En un segundo nivel conviene centrar la capacitación en materias que tienen que ver con habilidades de liderazgo, negociación y de influencia dentro de la organización (estos niveles de capacitación están más dirigidos a la gerencia media en las empresas), para saber cómo establecer planes de desarrollo y objetivos, así como los correspondientes procesos de retroalimentación, para poder dirigir de manera adecuada a sus equipos de trabajo.

     

    Y, por último, un tercer nivel ligado a materias de actualización continua y dirigidas a los directores de empresas, relacionadas con habilidades organizacionales como planeación estratégica, change management o administración del cambio, entre otros. Se trata, finalmente, de habilidades que permitirán a la alta dirección escalar su empresa al siguiente nivel.

     

    En general, los beneficios de la capacitación a corto plazo están ligados al logro de mejores resultados del equipo de trabajo a nivel interno. A mediano plazo, se refleja un importante impacto de esos resultados a nivel externo con los clientes y a largo plazo, se crea una cultura organizacional

     

    Es importante dar este primer paso, ya que lo que hace que una empresa se posicione a nivel internacional está directamente ligado con la creación de una cultura organizacional que sea transportable, independientemente de la geografía y eso lo proporciona, en buena medida, la capacitación.

     

    CRÉDITO: Raciel Sosa

    Economía Hoy

    Para ver el artículo original puede dar

    CLICK AQUÍ

  • Millennials, Generación X y Baby Boomers… ¿cómo lograr que trabajen bien juntos?

    Laboralmente hay tres generaciones con formas muy distintas de pensar conviviendo y tratando de entenderse. Si eres el líder de un equipo con estas características, te decimos cómo lograr un buen equilibrio.

     

    Uno de los grandes retos que actualmente enfrentan las empresas es lograr que tres generaciones completamente diferentes trabajen juntos y tengan buenos resultados.

     

    El primer paso, que es fundamental como líder de un equipo así, es entender y aceptar que son muy diferentes, que deben ser tratados con distintas estrategias, afirma Raciel Sosa, experto en liderazgo y desarrollo humano, fundador de Leadex Solutions.

     

    “Lo primero que debemos transmitir a este equipo es que todos tienen el mismo propósito y usar esto como base de la relación, nos diferenciamos en el método pero queremos lo mismo, que la empresa sea exitosa”, señaló en entrevista con El Financiero.

     

    Cada generación tiene una particularidad y sus funciones deben ser acorde a ella para que tenga una buena productividad.

     

    1.- Baby Boomers

     

    Nacidos entre 1945 y 1964

    Son autoritarios, es una generación que ama el control, aprendieron que para tener éxito laboral es importante un alto nivel de eficiencia, controlar los procesos, el desempeño de la gente, los recursos. “Eso no cambia y es algo bueno para una empresa, solo hay que canalizarlos”, explica Sosa.

     

    2.- Millennials

     

    Nacidos entre 1981 y 2000

    Son la otra cara de la moneda, su bandera es la innovación y la libertad. “Son muy creativos, todo lo quieren resolver con una app, aprenden a hacer prototipos, nuevas formas de hacer las cosas, procesos y modelos de negocio. Eso es algo que una empresa puede capitalizar con gran éxito”, señala el experto.

     

    3.- Generación X

     

    Nacidos entre 1965 y 1980

    Es la 'generación vínculo'. Gobiernan al mundo, los jefes de estado, CEOs de compañías pertenecen a la Generación X. “La gran valía de esta generación en las empresas es que son lo suficientemente maduros para entender a los Baby Boomers porque fueron educados por ellos y por otro lado se comunican muy bien con los Millennials, los entienden. Por eso son una generación puente”, afirma Raciel Sosa.

     

    El especialista asegura que el líder de un equipo tan contrastante debe ser camaleónico, debe tener la capacidad de cambiar su estilo de liderazgo al nivel de la persona que tiene enfrente para que su instrucción o mensaje sea bien recibido.

     

    “Hoy más que nunca los jefes deben entender a la persona que ejecuta; cuando lo entiendes puedes armonizar. La tarea es la misma para los tres pero el método es la diferencia, por eso es importante aprender habilidades de liderazgo situacional. Flexibilidad y autocracia en una misma situación”, concluyó.

     

    CRÉDITO: Alba Velasco

    El Financiero

    Para ver el artículo original puede dar

    CLICK AQUÍ

  • Cómo ser un influencer: la habilidad que mejor paga el mercado

    Los Influencers son los líderes del Siglo 21 y tú puedes ser uno si desarrollas ciertas habilidades de liderazgo y comunicación. Te explicamos cómo hacerlo.

     

    Un Influencer es alguien que tiene la capacidad de influir en el comportamiento de otras personas. El liderazgo ya no es sinónimo de control como lo era antes, para lo cual se aplicaba el autoritarismo en las compañías. Hoy la capacidad de influir es lo que perfila al Líder del Siglo XXI.

     

    ¿Sientes que no tienes el don innato para ser un influencer? No te mortifiques ya que, se trata de una habilidad/competencia que se puede aprender e ir desarrollando a lo largo de tu carrera profesional, por lo que tú puedes llegar a ser eventualmente un Influencer.

     

    Pero antes de decirte qué habilidades debes practicar en tu trabajo para llegar a ser un Influencer, influye primeramente en ti mismo. Este paso te va a dar mucho músculo; sé una persona que tenga la capacidad de influir en su propio comportamiento, lo cual cuesta mucho trabajo ¡pero se puede! Se trata del primer paso que debes dar, desarrolla la capacidad de influir primeramente en ti mismo para después poder influir en los demás y desarrolla, igualmente, habilidades de comunicación para que seas visible frente a las personas que te rodean y te consideren como un influencer en tu entorno.

     

    Si quieres ser un influencer en el terreno profesional:

     

    1. Practica tus habilidades de comunicación. Es difícil pensar en un influencer cuando hablamos de una persona que no se comunica de manera articulada, convincente y persuasiva.

     

    2. Especialízate en un tema/actividad en particular, haz que sea “tu tema”, eso te hará experto en la materia, y provocará que la gente se deje influir por ti.

     

    3. Desarrolla habilidades de diagnóstico para saber evaluar y entender la situación en la que te encuentras tanto tú como los miembros de tu equipo. Si lo aprendes a hacer, desarrollarás de manera natural muchas habilidades que perfilan a un influencer. Cuando tú te sientes diagnosticado, en ese momento te pones en las manos de la persona que tienes enfrente.

     

    Lo que te aporta

     

    La influencia es la competencia que mejor paga el mercado. Si tienes la capacidad de influir en el comportamiento de otros (compañeros y equipos de trabajo, clientes) logras autoridad, y te conviertes en alguien que abona a los resultados de la organización; haces que las cosas pasen lo que genera resultados y esto es algo muy bueno tanto como para ti como profesional como para la organización en la que trabajas, todos ganan.

     

    Ser un Influencer te aportará muchas ventajas independientemente del área en la que trabajes, ya que en todas se requiere de resultados. Además, te provee de herramientas comprobadas para eliminar hábitos arraigados y ejecutar iniciativas de cambio en equipos e, incluso, organizaciones enteras.

     

    No obstante, ayudar a los Influencers a tener un sentido ético de las cosas es lo que hace la gran diferencia. Haciendo referencia a la historia tenemos dos grandes influencers como Gandhi o el mismo Hitler. Los dos vivieron en la misma época, los dos eran grandes influencers, nada más que el primero tenía una brújula ética muy clara, y el segundo tenía una brújula no ética también muy clara. La ética es lo que hace la diferencia entre los dos.

     

    En este sentido, el conocimiento de la ética y los estándares de conducta, me parece que son fundamentales. Y la realidad es que todos podemos tener una mejor influencia positiva. Es raro que pase un día sin que intentemos influir sobre nosotros mismos o sobre los demás para hacer las cosas de un modo diferente.

     

    Nos empeñamos en motivar a los empleados para que se preocupen más por las ganancias. Luchamos para ayudar a nuestros equipos a concluir proyectos a tiempo y dentro del presupuesto. En resumen, trabajamos de manera continua en las formas de ejercer determinada influencia, pero con frecuencia nos falta más por hacer.

     

    En conclusión, considero que hay una tremenda necesidad en el mercado de conocer bien cuáles son las herramientas que ayudan a promover y a influir en la gente y creo que trabajar en ello es crítico. Pero no todas las empresas ni los equipos de trabajo lo tienen claro. Hoy hablamos de habilidades de liderazgo y está muy cercana la una de la otra pero sí creo que entender cómo influir en el comportamiento de otros es vital.

     

     

    CRÉDITO: Raciel Sosa

    Alto Nivel

    Para ver el artículo original puede dar

    CLICK AQUÍ

     

  • Accountability, la capacidad de rendir cuentas e ir cerrando brechas

    • Cómo instaurar una cultura de rendición de cuentas en la empresa
    • Rendición de cuentas para cerrar brechas

     

    Si tras realizar una actividad, analizamos los resultados de la misma, evaluando si logramos o no el objetivo deseado, detectando áreas de mejora a través de herramientas como la retroalimentación por ejemplo, entonces estamos siendo accountable; o lo que es lo mismo: estamos siendo responsables del resultado, no nada más de la acción.

     

    Cabe mencionar que la palabra accountability no tiene una traducción exacta al español; no obstante, algunos lo vinculan al término responsabilidad pero es importante hacer una distinción ? Ser responsable está directamente relacionado con una acción y ser accountable está directamente relacionado con un resultado, lo que quiere decir que tú eres responsable de realizar cierta actividad en tiempo y forma, pero tal vez no eres responsable de que esa actividad tenga un impacto positivo en el entorno, lo cual está vinculado con el resultado de la acción en así.

     

    Rendición de cuentas para cerrar brechas

     

    Con esta herramienta logramos cerrar brechas. Y esto ¿qué significa? Que bajo una expectativa de 10 en cuanto al logro del resultado, si logramos 8, tenemos que "cerrar una brecha". Tenemos que ver qué hacer para llegar a 10, tomando medidas en cuanto a qué pudo fallar y cómo lo podemos subsanar para mejorarlo y llegar a 10. Eso es "cerrar una brecha".

     

    Aplicar la herramienta Accountability en las compañías resulta indispensable, cualquiera que sea el giro y tamaño de la empresa, para poder generar resultados importantes. Si se pretende que la empresa tenga altos niveles de productividad y ejecución, hay que ir "cerrando brechas". No podemos visualizar una empresa de excelencia si siempre se queda cerca de la meta pero no logra alcanzarla. En este sentido, la única forma en para conseguir altos niveles de ejecución es precisamente asegurando que vamos cerrando las pequeñas brechas de desempeño que, de forma natural, vamos descuidando porque, finalmente, somos seres humanos y nos equivocamos. El no adoptar este tipo de dinámicas en las compañías genera un impacto negativo muy relevante en el negocio. Hay una ley en el universo que es La Ley de la Entropía que dice que El Universo Tiende al Caos y la única manera de evitar el caos es instaurar esa cultura de rendición de cuentas y darle mantenimiento continuo; si no, la ineficiencia va a ser una constante en la compañía. Asimismo, independientemente del cargo que ocupe cada quien en una compañía, todos deberían tener esta disposición a la rendición de cuentas. Hay que asegurar que todos tengamos la capacidad de ir cerrando brechas, independientemente de nuestro cargo; esto incrementará nuestro desempeño, generando un claro reflejo en los resultados de negocio de la compañía.

     

    Cómo instaurar una cultura de rendición de cuentas en la empresa

     

    Primeramente, hay que establecer claramente un objetivo. Si tenemos que vender 10, ése es el resultado que tenemos que lograr y es importante establecer la base de ese resultado en términos de cantidad, calidad, tiempo y costo, así tenemos un objetivo perfectamente definido y parametrizado. Asimismo, es muy importante darle el adecuado seguimiento al resultado obtenido para saber si hay o no una brecha, y si la hay, identificarla claramente. Y, por último, es indispensable detectar cuál es el motivo de esa brecha, y para ello hay que realizar un diagnóstico cuidadoso y serio de por qué se da la brecha, ya que es muy fácil llegar a una conclusión rápida respecto al diagnóstico: "las personas no llegan a las metas porque no están comprometidas", no están llegando a las citas, no hacen las llamadas necesarias ?. "Les falta compromis". Y puede ser que la falta de compromiso sea parte del motivo pero el principio dice que cuando tenemos un efecto, éste es multicausal. En este sentido, frecuentemente un líder comete el error de tipificar la causa, y lo cierto es que raramente un efecto tiene una sola causa. Por ello, hay que hacer un diagnóstico completo, considerando todas las posibles causas y crear, en consecuencia, un"plan de acción" para las mismas.

     

    CRÉDITO: Raciel Sosa

    Economía Hoy

    Para ver el artículo original puede dar

    CLICK AQUÍ

     

Videos y Audios

Entrevista - Estrategias de Exito en 92.1 Red FM - Raciel Sosa

Copyright © 2017 Leadex - Todos los derechos Reservados.